Subscribe to Sin Censura Subscribe to Sin Censura's comments

closer

Soy una fanática de terminar las relaciones bien, los que han pasado por el mal camino que es tener una relación conmigo y todavía me leen, saben perfectamente que siempre he pensado que si dos personas han tenido una relación por respeto a los buenos momentos deben sentarse y hablar, saldar las cuentas, hacer repartición de los bienes adquiridos, devolverse los peluches que sean necesarios, hablar, hacer una división territorial, y a veces hasta de amigos, preguntar, hastiarse, saber las razones del porque se acaba todo. Y es que creo que si se termina una relación en la forma debida es más fácil poder empezar con el nuevo rumbo (solo o acompañado) y poder mirar a esa persona del pasado y aceptar “vos y yo tuvimos una relación, no funciono, pero nos podemos seguir viendo con respeto”

Mis ex, saben perfectamente que en mi tienen una amiga, una confidente, una compinche, una cómplice y una terapeuta a veces psicológica , a veces sexual, pero sin importar nada saben que me tienen ahí, no es necesario que yo se los diga, ellos lo saben, porque saben que era parte de toda esa locura que les toco lidiar.

Tal vez este equivocada, pero la verdad es que a mí me ha funcionado, mis mejores amigos son los hombres que precisamente han pasado por mi vida, con los que he compartido, los que me han enseñado, los que me han aguantado, cada hombre que llega a mi vida, al principio tiene que lidiar con las “confiancitas” pero después todos entienden que es parte de mi ser y que eventualmente en algún momento esa es la forma en que cuando todo acabe ellos serán tratados.

Cuando me he encontrado hombres cuyas relaciones pasadas son tormentosas, yo soy la primera en insistir en cuanto me doy cuenta, “vaya, hable, escupa veneno, y si después se da cuenta que quiere volver con ella, yo doy un paso al costado” esa soy yo, esa es mi forma de vivir la vida, sin cuentas emocionales pendientes, con la absoluta convicción de que algún día si me muero no tengo que regresar a la tierra de los vivos por jalarle las patas a ninguno, yo aun después de muerta seguiré siendo yo, viva, libre, como dice mi mejor amigo toda una fuerza de la naturaleza, tempestuosa, impredecible, pero feliz y feliz de que ellos sean felices.

Aunque claro, a veces hasta que me dan ganas de agarrarlos a patadas por la forma en que actúan llenos de miedos, sin atreverse a ser lo que quieren ser, a demostrar que son un modelo social, que aburridos a veces que son mis ex, pero no importa así los quiero, así guardo los mejores recuerdos.

Así de la forma en que vivo mis relaciones y terminan estas puedo conservar el derecho a preocuparme sinceramente, sin ser juzgada, sin que se mal interprete la preocupación, así puedo convertirme en la Cupido favorita, en la que da los consejos, en la que recomienda que lugar tienen que ir a cenar, esa soy yo, la ex, la ex que las actuales de mis ex odian porque no entiendo porque putas a las mujeres se les hace difícil entender que no todas las ex queremos volver solo porque tengamos una relación civilizada, sin gritos, sin golpes, sin reclamos como un par de amigos pero sin los besos ( o el sexo)

Y lo más triste es que por esas actitudes de las actuales mis ex las botan, porque se dan cuenta que una cosa es la locura divertida (como la mía) y otra la obsesiva

Es por eso que este post está dedicado a mis ex, a los que me han hecho ser, a los que me han dado tantas sonrisas, a los que me han dado tantas lagrimas, los que se han preocupado por ese retraso en mi periodo, los que han hecho planes para comprar una casa o un lote para seguir juntos, los que me han comprado chocolates para hacerme sonreír, los que nunca entendieron que cuando ando de mal genio no soy ridícula, simplemente hormonal, los que en cambio trataban de arreglar todos mis problemas imaginarios para verme sonreír, los que tuvieron que soportar una mala canción en el carro y que yo la cantara a gritos y desafinada, los que nunca entendieron que y no necesitaba nada, los que creyeron que la forma de hacerme feliz era comprándome cosas, los que sufrieron por mis caprichos, los que fueron vil y egoístamente utilizados cuando yo creía que necesitaba estar con alguien, los que me usaron como trofeo, los que hacían planes con los hijos futuros que nunca llegaron, los que sabían y respetaban que yo no quería tener hijos y mensualmente depositaban el dinero para la inyección o me acompañan a aplicarla, para los que me han querido como soy, para los que trataron de cambiarme porque así creían que yo iba a ser mas feliz, a todos los pasados a todos los futuros

GRACIAS PEDAZOS DE HIJUEPUTAS PORQUE ME HAN HECHO MUY FELIZ
Ir a la barra de herramientas