Subscribe to Sin Censura Subscribe to Sin Censura's comments

tomado de http://marcegamio.files.wordpress.com/

Vamos a ser honestas, los príncipes azules como producto mercadológico estas bien logrado,  funciona para vendernos a las mujeres en un empaque muy bonito la esperanza de que seremos muy felices al crecer, y funciona por un tiempo, pero como con  los comerciales de venta por televisión, tarde o temprano hay que entender que de eso tan bueno no dan tanto  y que lo mejor es preferir lo convencional.

 

Hace días lo dije en twitter a mi no me gustan los príncipes azules, prefiero los hombres de verdad con defectos y virtudes,  para que voy a querer a un caribonito, que está en la búsqueda de una mujer que no encuentre la plenitud como persona hasta la llegada de este salvador.

 

No señoras y señores,  a mi me gustan los hombres de verdad, de esos que saben que yo tenía mi vida antes de su llegada, y que si en   cualquier momento se van, voy  a seguir teniéndola,  a mi no me conquista nadie con su pose de salvador, con su carita  perfecta, su caballo brioso, y sus muchos castillos, que pereza si esos son los primeros que además se aburrirían de mi porque hay que reconocerlo, soy una persona un poquito difícil, y me  gusta y lo disfruto.

 

Propongo un movimiento para reivindicar  a los hombres de verdad, a los que tienen a veces malos días, a los que pierden la paciencia con los ires y venires  hormonales, pero es que esos hombres  son trabajadores, trabajan cada día por hacernos sentir como reinas, por  ganarse nuestro respeto  y nuestra admiración, trabajan fuerte por lo que quieren, y aunque tienen defectos en mayor o menor medida, la  verdad es que nosotras tampoco somos perfectas.

 

Señoritas, no mas príncipes azules que nos quiere poner en el exhibidor, como una más en el montón de las damiselas rescatadas, mejor los hombres de verdad, esos que creen que vale la pena todo el trabajo que les hacemos pasar,   para hablar, reír, amar.

Ir a la barra de herramientas